¿Diseñar o Copiar?




Hace unos meses atrás se estuvo debatiendo en varios medios la copia o la semejanza que tenían muchos de los vestidos de algunos diseñadores de moda en el Perú, así como también se puso en debate y en tutela de juicio las ventajas competitivas que podrían tener nuestros diseñadores al momento de crear nuevos diseños y sacarlos al mercado, es decir se cuestionaban el hecho de que creando nuevos diseños se podría mantener un margen de utilidad sustentable en el tiempo, dado que estamos ante un país que prefiere copiar "lo bueno" para "mejorarlo". En otras palabras, el hecho de crear nuevos diseños no era rentable, pero también se cree que el copiar es malo y descalifica a un diseñador. Sin duda ambos son temas complejos y tienen algo de razón. El invertir en originales y nuevos diseños en una colección son una inversión de tiempo y dinero bastante poderosos que no muchos diseñadores pueden hacer a sus inicios, las marcas peruanas con algún valor de posicionamiento recién han aparecido hace menos de 15 años y el tema de moda recién ha cobrado importancia en la última década, en otras palabras somos un mercado bastante incipiente en un ciclo de vida embrionario; el segundo tema, sobre si es malo o si el no crear diseños originales descalifica o no a un diseñador es bastante subjetivo, en la historia del arte han existido muchos escultores, pintores, músicos, entre otros artistas que han copiado de manera cínica muchas de las grandes obras mundialmente conocidas. Pablo Picasso decía "Los grandes artistas copian, los genios roban", así como no es noticia que Dalí se dejó influenciar por El Bosco. Sin embargo, queda muy en uno el juzgar a un diseñador de modas sobre sus interpretaciones.

Cuando una persona decide estudiar cualquier carrera o seguir alguna profesión ¿Qué es lo que estudia? Lo básico es comenzar estudiando el trabajo de sus colegas pasados, con el fin de aprender a analizar los mismos y generar un poder crítico. Me atrevería a decir inclusive que el copiar o el repetir cualquier cosa en particular es parte del aprendizaje de cualquier persona. No sería propio decir que una persona lo ha aprendido todo, por lo que el copiar es parte de un continuo aprendizaje que los seres humanos tenemos hasta el final de nuestros días. Entonces, el juzgar a un diseñador por el copiado o semejanza de alguno de sus diseños no sería justo de nuestra parte, sin embargo el copiado o la réplica directa astuta de algunos diseñadores con el hecho de tratar de implementar un sello característico y lucrando por ello, si es un punto que se tiene que revisar y que inclusive está penado por ley. 

El diseño propio, nuevo, original, que rompe esquemas, no es contundentemente producto de suerte o el ingenio de un diseñador en especial, todo lo contrario, es un producto de un trabajo arduo y en equipo, que se ha hecho a nivel ínter departamental con personas que han tomado muchísimo tiempo y esfuerzo en hacerlo. Ningún artista en el pasado y hoy, ni en las más grandes obras de pintura en Roma ha trabajado solo y si lo ha hecho ha tenido un mecenas que lo apoyó en su momento y tardó años en terminarlo por completo, si es que realmente lo hizo así. Por lo tanto, si un diseñador peruano desea romper esquemas, en la actualidad, el trabajo en equipo serio y con profesionales debidamente capacitados es la mejor receta para poder llegar al deseado éxito, es decir, se necesita no solamente de personal de diseño y artes sino también profesionales encargados en marketing, comercio, finanzas y otras áreas que se encarguen en lanzar su marca o productos ante un ambiente global que se mantiene únicamente en cambio. 



En la actualidad, sin lugar a dudas, el modelo que encaja perfectamente ante este modelo es el "fast-fashion" empresas como Zara o la tienda que se lanzará este fin de semana al mercado H&M tienen un staff de profesionales que trabajan para que la moda, diseños diversos en lotes pequeños, la rotación de los mismos, entre otros temas puedan funcionar. El mantener diseños en continuo movimiento es caro y difícil, pero estas empresas lo han logrado y a precios bastante módicos. 



Para un diseñador de modas el tema es más fácil porque los precios de la ropa de diseñador deberían compensar ampliamente el trabajo y esfuerzos realizados. Si no es así es porque el valor que el cliente le está dando a ese diseñador ha caído ¿Deberíamos exigir entonces diseños únicos a los diseñadores de moda o marcas industriales (empresas)? Deberíamos exigir identidad y personalidad única y original de las prendas que se lancen al mercado. Si estos puntos se asemejan a la de otros diseñadores de moda, ese diseñador no vale y el precio de su ropa tampoco. Madurando esos puntos un diseñador o empresa no debe de temer que otro copie o repita sus creaciones porque la gente lo comprará por su trabajo y no por la prenda en si misma. Cuando uno compra en Zara o H&M es porque se sabe que van a cambiar las colecciones cada cierto tiempo y por la estética de sus diseños siempre a la moda, es decir han creado esa personalidad gracias a su forma de trabajar, por otro lado un diseñador crea una personalidad gracias a lo arriesgado e impacto de su trabajo, los mismos que cuentan historias y permiten a sus clientes soñar sobre las mismas, para ello y una vez más, se necesitan de personas capacitadas que ayuden a lograrlo. La capacitación tanto para un diseñador y más aún para una empresa es básica y fundamental.



0 comments:

Post a Comment

If you have an opinion, never keep it.

 

News

About me

About FBC

Critiques and reviews about Fashion and Cooking. My posts are based on objective criticism and are based on real facts and truthful studies, all previous research can and should be consulted directly with the author. My opinions or comments do not have any malicious intention or propaganda function with any company, all are merely informative. New posts every Sunday.