Los animales en la moda



Los seres humanos por naturaleza tienen una intriga permanente por el sexo, la muerte, lo oculto, lo prohibido y los animales. Estos últimos por décadas han sido presa constante del morbo y fantasía de los consumidores de la moda. Cuando una persona habla, ve o escucha a los animales una parte de nuestro cerebro se activa y hay una dualidad entre consumirlos y protegerlos.



A nivel publicitario, el colocar un animal en un anuncio, cualquier sea el giro siempre funciona o siempre vende. A nivel local muchas han sido las marcas que han recurrido a poner la imagen de un animal como pieza importante de su campaña como marcas de cuidado personal, bebidas e incluso la industria automotriz tiene un argot específico para referirse a la fuerza de los autos, los caballos.



Los animales aparecieron como imágenes publicitarias y específicamente en el mundo de la moda a finales del siglo XVIII como sinónimos de lujo, de confort y se comenzó a desconectar o a dividir a los animales de manera más marcada entre los que se comen, los que nos visten o los que nos acompañan. Sin duda, algo bastante irónico porque desde la época de las cavernas se sabía el "uso" que los humanos le dábamos a ciertos animales, sin embargo con la aparición de las nuevas ciencias, el siglo pasado, nos ha permitido conocer y diversificar culturas y costumbres de ciertas sociedades, lo que está bien para una sociedad no necesariamente estará bien otra. Por ejemplo, la caza de animales silvestres para cubrir la necesidad de vestido de ciertas comunidades aborígenes, puede estar muy mal vista en la sociedad occidental. No es irracional, es distinto, aunque algunos lo llamen atraso.



Lo mismo que sucede con el estudio de sociedades, culturas o costumbres, también sucede con el tiempo, es decir, en los 40s alguien podía encontrar pieles o abrigos echos de pieles en los escaparates de las casas comerciales o modistos, pero actualmente esta situación, incluso estaría penado por la ley. Por lo que no se puede juzgar lo que piensa una señora de 50 años que usa actualmente una piel en el cuello, versus lo que usa una chica de 17. Son distintas, de otras épocas, aunque algunos llamarían a la de 50 "mente cerrada", cuando quizás no lo sea.



Muchas ONG protectoras y que defienden el derecho de vivir de manera digna de los animales, protestan el hecho de "usar" animales en campañas publicitarias o, en el peor de los casos, la muerte indiscriminada de ciertos animales para el uso de sus pieles. Sin duda, un trabajo muy loable. Lo cierto es que existen muchas empresas que siguen usando animales para campañas publicitarias y que muchos de estos animales terminan viviendo en condiciones bastante deplorables, no solo eso sino que existe un mercado informal que mata y explota de manera indiscriminada ciertos insumos procedentes de estos animales para ofertarlos en un mercado lleno de consumidores hambrientos de más "Animal Fashion". Mientras siga existiendo un mercado cautivo, la matanza indiscriminada continuará, pero más importante aún es saber que a medida que nuestras costumbres, gustos o sociedad en su conjunto, siga cautivado por este deseo primitivo de querer poseer un animal como cualquiera de los fines antes expuestos, esto siempre continuará, en parte está dentro de nuestra naturaleza.



La misma naturaleza que muchos filósofos han definido a la especie humana como jerárquicos y territoriales, lo mismo que nos convierte en intolerantes por nacimiento y que para cambiar este rasgo inevitable hace falta de mucho esfuerzo y una educación permanente, por lo tanto esto hace que las nuevas corrientes como el ser vegetariano, vegano o el afán desmedido de algunas ONG que cuidan los derechos de los animales imponiendo sus creencias como lo único correcto se conviertan en una antítesis de lo correctamente humano o lo que siempre fue lo "normal". La naturaleza  tiene una cadena alimenticia que es inevitable y los seres humanos también formamos parte de ella, sin embargo, personalmente creo que los animales han formado siempre una pieza fundamental para el crecimiento de la especie humana, por lo tanto siempre y cuando no se altere el orden natural de su especie, sin abuso y no sean presa de las excentricidades o interés económico excesivo, el consumo o la domesticación de ciertas especies permitirán seguir cautivándonos con las mismas.



1 comments:

If you have an opinion, never keep it.

 

News

About me

About FBC

Critiques and reviews about Fashion and Cooking. My posts are based on objective criticism and are based on real facts and truthful studies, all previous research can and should be consulted directly with the author. My opinions or comments do not have any malicious intention or propaganda function with any company, all are merely informative. New posts every Sunday.