¿Qué tipo de viajero eres?




Cuando uno viaja al extranjero es inevitable tener ciertos miedos respecto a nuestra estancia y cómo nos alimentaremos en ese periodo, especialmente las personas que vivimos en países donde la culinaria es tan diversa, existen taras que debemos superar.

El mito de "no encontrarás los insumos", suele ser uno de lo más conocidos, lo cierto es que gracias a la globalización hoy por hoy se pueden encontrar insumos de todas partes en tiendas especializadas sobre todo en países desarrollados donde este fenómeno ha calado bastante. Hay que tener en cuenta que los insumos en gran medida se importan, por lo que no son baratos, he ahí el hecho de no encontrar masificado insumos específicos.

El mito de "no encontrarás restaurantes de tu país", si bien es cierto no todas las cocinas del mundo son populares como la francesa, italiana o mexicana, donde en muchas partes del mundo se pueden encontrar pastas o burritos, siempre está la opción de cocinar y darle un gusto muy particular a nuestra comida, tenemos que tener en cuenta que muchos insumos pueden perder el sabor característico en el proceso de exportación y este es un punto importante porque llegado el caso de encontrar un restaurante de comida típica, puede no saber igual.


El mito "si viajas a un país desarrollado vas a engordar", si bien es cierto los índices de sobrepeso en sociedades desarrolladas y en vías de desarrollo han aumentado, no se puede caer en la ligereza de afirmarlo. La gran mayoría de fast-food son económicos, tenemos que tener en cuenta que las calorías y grasas que nos proporcionan son bastante altas, sumado a esto, que cuando viajamos la gran mayoría no practica algún deporte o realiza actividad física, por lo que muchas personas comienzan a aumentar de peso. Este mito puede ser cierto, siempre y cuando en nuestro afán de ahorrar tomamos la alternativa más fácil como la de ir a un fast-food a comer. Lo correcto sería buscar alternativas saludables, la verdad es que los restaurantes saludables en muchas partes del mundo son bastante caros, por lo que hacernos nuestra propia comida sería una buena opción. El plato de la foto en Estados Unidos, más la sopa me costó $7 y realmente me llenó. Mientras que un menú de papas fritas, hamburguesa, dos nuggets y una gaseosa está $6, el mismo que también me dejó satisfecho. A esto he complementado el hecho de salir a correr antes de ocultarse el sol y la experiencia es increíble, no me cuesta hacerlo. En realidad la decisión está en uno, en qué tipo de viajero queremos ser.


  
El mito de "en ese país los insumos son naturales, por ende su comida es más saludable", totalmente falso, el hecho de que país tenga o no insumos orgánicos no significa que sus platos sean saludables, es decir no sirve tener insumos saludables si el conjunto de la preparación proporciona un alto contenido en calorías y en grasas. No siempre la comida italiana o la comida peruana es saludable, todo lo contrario, si se comen diario y en gran medida, sin realizar ejercicio físico, podría ser perjudicial. Probemos los platos que los países nos dan, pero el secreto está en buscar un equilibrio. 

Existen diversas maneras de poder estar saludables, alimentarnos sano y comer delicioso, el punto está en que debemos de buscar las alternativas en los países en donde viajemos, las posibilidades son infinitas ¿Qué tipo de viajero quieres ser?

1 comments:

Si tienes una opinión, nunca te la guardes.

 

News

Archivo

About

Blog about Fashion Industry.

Me